El Gráfico Mundial

A lo largo de veinte mundiales -desde el primero realizado en Uruguay en 1930, hasta el que acaba de finalizar en Brasil-, se ha dado un proceso de construcción de identidades a través de elementos gráficos que, a lo largo de los años, han buscado representar a los países anfitriones y atraer a los espectadores a este espectáculo cuatrienal.

Recorriendo cuatro continentes, numerosas guerras, e innumerables hechos históricos destacables, el mundial sirve como un eje más para analizar la historia de nuestra cultura. Los elementos gráficos elaborados en este contexto son referentes de épocas, ejemplos de estilos y tendencias visuales.

Primeras vanguardias: Uruguay 1930

Primeras vanguardias- Uruguay 1930

Primeras vanguardias- Uruguay 1930

El primer torneo mundial de fútbol se celebró en Uruguay, unos veintiséis años después de que naciera la Fédération Internationale de Football Asociation (FIFA) en 1904, con base en Suiza. Muchos países europeos se opusieron a que la copa se celebrara en el continente sudamericano, lejos de sus tierras, por lo que se rehusaron a participar de la competencia.

En el año en que Uruguay fue seleccionado como país anfitrión, 1930, se celebraba el centenario de su independencia. Es innegable que esta nación era representativa en términos futbolísticos, ya que en los años anteriores su selección había ganado la medalla de oro tanto en los Juegos Olímpicos de París en 1924 como en los de 1928 en Ámsterdam. Como remate de esta seguidilla de éxitos, efectivamente fue Uruguay el país que salió campeón, en una final frente a Argentina, ganando por cuatro goles contra dos.

Para este campeonato, un póster en estilo planista fue diseñado por el reconocido artista uruguayo Guillermo Laborde (1886–1940). Laborde fue pintor, diseñador y escultor uruguayo, y uno de los fundadores de este movimiento artístico enmarcado en las vanguardias artísticas del siglo XX. Como se puede apreciar, tiene fuertes influencias art déco en el tratamiento de la figura, el color y la tipografía, estilo ampliamente difundido en los años veinte.

Laborde se formó en sus orígenes en Montevideo, para luego completar su educación en Europa (Florencia, Roma, París y España), becado por el gobierno uruguayo, para regresar a su país en 1921, donde fundó el movimiento planista junto a José Cúneo Perinetti, Carmelo de Arzadun, Alfredo De Simone y Petrona Viera.

El planismo trataba -como se ve en el afiche del Mundial- representaciones sintéticas, planos recortados, colores planos y brillantes. Esta modalidad se dio fuertemente en Uruguay entre los años 1920 y 1930, culminando su desarrollo para el momento de esta primera Copa. El estilo presentaba coincidencias con muchas escuelas artísticas de comienzos de siglo, como es el caso de las primeras vanguardias en Argentina con fuertes influencias del cubismo y el futurismo.

La pintura y el diseño planista son realizados en base a planos de color, planos cuyos bordes interactúan y presentan sectores facetados. La intencionalidad era la de realizar una pintura no volumétrica, con un tratamiento del dibujo sin detalles y tendiente a la geometrización total de las figuras. El color, con una fuerte influencia fauvista, se presenta ausente de modelado, generalmente utilizado de forma pura.

La figura representada en este afiche es un arquero atajando una pelota marrón (el color de balón que se usó hasta el mundial de México de 1970 cuando se impuso la clásica pelota blanca y negra). Con figuras simples y planas y una combinación básica de colores, Laborde crea una imagen interesante y clara, con complejas tipografías de estilo similar al déco y un marcado encuadre vertical. Llama la atención la figura zigzag representada dentro de la figura del número “1”. El zigzag se explica como una herencia del fauvismo adoptada por el planismo en las visitas instructivas de sus representantes a Europa.

El Mundial y la efervescencia fascista: Italia 1934

El Mundial y la efervescencia fascista: Italia 1934

El Mundial y la efervescencia fascista: Italia 1934

En respuesta al boicot de los países europeos en el mundial anterior, en este caso fueron países sudamericanos los que se opusieron a participar del torneo. El país elegido en esta segunda vuelta del Mundial fue Italia. Recordemos que, desde 1922 hasta 1943, Italia se encontró bajo los poderes dictatoriales del Primer Ministro fascista Benito Mussolini, quien se aliaría con Hitler en la Segunda Guerra Mundial (1939–1945).

Mussolini usó la segunda Copa Mundial de Fútbol como un medio para la exaltación del nacionalismo, buscando publicitar el poder y la fuerza del pueblo italiano a través del triunfo futbolístico. Italia efectivamente ganaría la copa, luego de llegar a la final contra Checoslovaquia, aunque hay constancia de dudosos beneficios por parte del arbitraje. Jugadores del plantel italiano reconocieron inclusive haber jugado la final bajo amenazas del “Duce” Mussolini

que normalmente incluían motivos racistas y antisemitas, en favor de la exaltación del régimen.

Para promocionar el torneo, se crearon dos afiches oficiales, uno para el público mundial y otro para el público italiano. El creador fue el diseñador gráfico e ilustrador italiano Gino Boccasile, quien había vivido tanto en Buenos Aires como en París y desde su juventud se dedicó a la ilustración y diseño de posters. Trabajó en un cercano contacto con el fascismo haciendo imágenes de propaganda política, que normalmente incluían motivos racistas y antisemitas, en favor de la exaltación del régimen.

En el afiche internacional podemos notar la figura de un futbolista en una composición diagonal cruzada. Además de la figura del futbolista con el rostro apenas definido, podemos notar las banderas, motivo que se repetirá en futuros afiches del mundial, si bien en este caso se caracterizan por un tratamiento desprolijo, llamando la atención especialmente la bandera incorrecta en forma y colores de Brasil.

En el poster se puede leer “Italia a. XII” (Italia año 12), como reafirmación del régimen fascista que en el momento del torneo transcurría su decimosegundo año. La representación esquemática que reforzaba los atributos de solidez, poder y fortaleza eran bien propios de esta Italia fascista. La estructura del personaje presenta de forma inclinada un personaje en equilibrio. Cabe mencionar que la no representación de los brazos es algo revolucionario para la época, probablemente un derivado del nuevo lenguaje fotográfico de encuadre que empezaba a aplicarse al diseño gráfico.

Las tipografías, de última vanguardia en tipografías para prensa periódica, pueden considerarse de influencia Bauhaus, la escuela alemana de diseño, arte y arquitectura que ponía como prioridad la función, el racionalismo y la simpleza, siendo la corriente que sentaría las bases del diseño moderno. La elección de este estilo es un tanto curiosa, ya que un año antes del Mundial, la escuela Bauhaus había sido cerrada por el régimen nazi en Alemania.

Mientras este poster circulaba mundialmente, en Italia se promocionaba una imagen muy distinta, de un hombre haciendo el saludo fascista junto a una pelota de fútbol, con la camiseta “azzurra” que ya en ese entonces usaban los italianos para jugar. En el póster pueden verse influencias estilísticas de las formas gráficas del arte futurista italiano y el expresionismo alemán. A su vez, también en este afiche estaba muy presente la influencia Bauhaus y la del estilo gráfico ruso comunista.

La antesala de la Segunda Guerra Mundial: Francia 1938

La antesala de la Segunda Guerra Mundial: Francia 1938

Francia 1938

La tercera Copa Mundial de Fútbol fue el último acontecimiento deportivo antes de la explosión de la Segunda Guerra Mundial, y sería realizada en Francia. Para la siguiente fecha, que correspondía al año 1942, tanto nuestro país como Brasil y la Alemania nazi presentaron sus candidaturas, pero fue decisión de la FIFA la suspensión de los eventos mientras el conflicto continuara, lo que resultaría en la ausencia de torneos mundiales hasta doce años después. El campeonato tendría como campeón al equipo italiano (por segunda vez consecutiva), el cual se enfrentó a Hungría, selección muy importante en la época, y a quien venció con cuatro goles contra dos. Fue el primer caso en el que un país se llevó el bicampeonato.

El estilo del afiche diseñado por el francés Henri Desmé para este suceso futbolístico, presenta fuertes influencias del estilo utilizado en la propaganda de la esfera comunista. No debemos olvidar que para estas fechas, entre 1936 y 1938, Francia era liderada por el Frente Popular (le Front Populaire), el cual se disolvería poco tiempo después de la conclusión del Mundial. Este partido político era de izquierda, con bases comunistas y socialistas, lo que explica la decisión estilística. Al mismo tiempo, el tono bélico y la postura dominante del futbolista sobre el orbe podrían interpretarse como un presagio del advenimiento de la guerra pronta a suceder, o quizá como un deseo de dominación y supremacía por parte de los sectores de izquierda.

La forma de la perspectiva es propia a un estilo futurista. A su vez, el color rojo remite al comunismo, sumado al anonimato del jugador, que lo podría transformar en un obrero anónimo de las masas, quitando de por medio la representación del individualismo capitalista criticado por esta ideología. Esta forma de representación parcial del personaje principal recuerda los afiches rusos donde se resaltaba la figura de los obreros como una población revolucionaria. La tipografía, por su parte, es herencia del art déco. Llama la atención la combinación de la paleta plana del primer plano en contraste con la acuarela arcoíris del fondo, lo que no es más que una demostración de la combinación y mezcla de técnicas propias de la época.

El retorno de la Copa luego de la devastación europea: Brasil 1950

El retorno de la Copa luego de la devastación europea: Brasil 1950

Brasil 1950

Luego de doce años sin mundial, Brasil presentó su candidatura y salió electo por la FIFA para servir de anfitrión en la Copa Mundial de 1950. Argentina se retiró del torneo por diversos conflictos y desacuerdos tanto con la FIFA como con la Confederación Brasileña de Fútbol, en la época de gobierno de Juan Domingo Perón.

Para conmemorar la celebración del 25º aniversario de la presidencia de la FIFA del francés Jules Rimet, la Copa Mundial cambió su nombre a Copa Jules Rimet (como dice en el poster: “Taça Jules Rimet”). Al partido final llegaron el país anfitrión y Uruguay. Los uruguayos derrotaron a los brasileños remontando un uno a cero inicial, para acabar con un dos a uno. Fue este el suceso histórico conocido como el “maracanazo”.

Para realizar el afiche oficial, la empresa petrolera Shell llamó a un concurso que fue ganado por el diseñador J. Ney. El resultado podría enmarcarse dentro del estilo surgido en Alemania a principios de siglo, denominado Plakatstil (“estilo poster”). Se trata de letras llamativas, simples y pregnantes, y figuras simplificadas con colores planos, como es este caso, y con una composición cuadrada y en bloques, teniendo como prioridad la importancia de la comunicación del mensaje, usando distintos colores para jerarquizar la información textual.

Retomando el motivo visto en Italia 1934, se ve un conjunto de las banderas de los países participantes, con un tono que denota un llamado a la unión, en contraste quizá con el poster del Mundial anterior. Hasta ahora, como se ve en todos los pósters (y como se verá en el siguiente) el desencuadre y la representación incompleta de las figuras humanas será el tratamiento normal en las figuras de los afiches, destacándose este caso por sólo mostrar la pierna de un jugador anónimo.

La inclusión del continente asiático: Suiza 1954

La inclusión del continente asiático: Suiza 1954

La inclusión del continente asiático: Suiza 1954

En 1954, la Copa Mundial regresó a Europa cuando Suiza (que se había mantenido neutral durante la guerra), fue la sede de la quinta Copa Mundial y fue la primera en la que participaron países asiáticos: Corea del Sur y Turquía.

Durante el desarrollo del torneo se produjeron algunos de los partidos más recordados en la historia de la competición: en los cuartos de final, el equipo húngaro que era conocido en la época como el “equipo de oro” se enfrentó a la selección brasileña en el partido recordado como uno de los más violentos de la historia, en un conflicto físico tanto entre jugadores como entre entrenadores, que sería llamado la “Batalla de Berna”. Más adelante en la competencia, la selección austríaca derrotaría a Suiza por siete a cinco, en el encuentro con mayor número de goles anotados en la historia de los mundiales, sólo equiparado por el encuentro entre Brasil y Alemania en el mundial del corriente año, en el que los brasileños perdieron por siete goles frente a uno. La final se disputó entre Hungría y la Alemania Federal, equipo que regresaba al torneo después de la prohibición establecida tras la derrota germana en la Segunda Guerra Mundial. Los alemanes alcanzaron la victoria por tres goles contra dos, suceso que socialmente sería muy significativo para el país. Después de la devastación de la guerra, esta victoria futbolística terminaba de reafirmar la recuperación y la puesta en funcionamiento de la nación germana.

História de los Mundiales

En el afiche oficial del mundial, nos encontramos con un caso más que particular y distinto de los casos anteriores. Muestra una gran cantidad de influencias vanguardistas, desde el cubismo (que puede apreciarse en el tratamiento del rostro de la figura); hasta el fauvismo, en los colores. Podemos ver una tendencia cubista en las formas planas y los espacios de color al estilo serigráfico, ya presente en el mundo del arte. Sin embargo, hay una fuerte correspondencia con el llamado “art autre”, o informalismo, estilo propio de la posguerra en Europa, donde la simplicidad de las formas podía prestarse para ilustrar perspectivas inusuales o aberraciones corporales. Lo más llamativo de la composición es el punto de vista, desde detrás de la red del arco, con una gran proximidad a la pelota y con el arquero (figura similar a la del afiche de Uruguay 1930) en segundo plano. El fondo es excesivamente simple y la información textual se encuentra apiñada en el sector inferior, sin demostrar gran protagonismo, y es representada con una tipografía sencilla y clara, dando una clara supremacía a la imagen.

El Mundial en la pantalla chica: Suecia 1958

El Mundial en la pantalla chica: Suecia 1958

El Mundial en la pantalla chica: Suecia 1958

Suecia fue el país destinado a realizar la Copa Mundial de Fútbol de 1958. Como novedad, debemos resaltar que este fue el primer torneo transmitido por televisión, dando así inicio a la expansión del torneo hacia otros continentes donde antes no podía ser visto. El partido final se desarrolló en Estocolmo, entre Brasil y Suecia. Con la participación destacada de un joven Pelé, gracias a quien los brasileños fueron por primera vez campeones del mundo, al derrotar a los locales por cinco a dos, transformándose así en la primera selección que ganó un mundial fuera de su continente.

En este caso, podemos ver un póster diseñado por el sueco Bekå, con un estilo ecléctico. La imagen posee elementos gráficos de distintas perspectivas. Por un lado, la silueta negra, por el otro, la figura de la pelota con las sombras en un contraste de color plano, rodeada por la cinta con el recurrente motivo de las banderas de países participantes del torneo. Estas figuras sencillas y planas contrastan con la no muy llamativa pero compleja textura del fondo. Nos encontramos frente a una tipografía sencilla producida en el contexto del surgimiento de la familia de tipografías Helvética (creada un año antes en Suiza). La prioridad funcional de diseño de esta tipografía era la de ser legible y clara.

Retorno a Sudamérica: Chile 1962

Retorno a Sudamérica: Chile 1962

Retorno a Sudamérica: Chile 1962

El país seleccionado para la Copa de 1962 fue Chile, lo que significó la vuelta a Sudamérica por primera vez desde Brasil 1950. Pelé, ya convertido en uno de los mejores jugadores del momento, no pudo participar en este nuevo campeonato mundial debido a una lesión a comienzos del evento, pero el jugador estrella Garrincha llevaría al equipo brasileño a levantar por segunda vez la Copa al derrotar en la final a Checoslovaquia, en el Estadio Nacional de Santiago de Chile.

El afiche oficial presentado por Chile fue realizado por el artista chileno Galvarino Ponce Morel, cuya propuesta de afiche fue seleccionada mediante un jurado del que formaba parte el reconocido artista Camilo Mori. El estilo del mismo presenta ciertas tendencias pop. La serigrafía había permitido generar un sistema de reproducción de gráficas muy propio de los años sesenta, al mismo tiempo que se ve en esta imagen el minimalismo de las formas planas. En cuanto a la elección tipográfica, estamos ante un ejemplo de la forma tipográfica que definirá los finales del siglo XX, la ya mencionada Helvética.

Es interesante recalcar que en el momento de esta contienda deportiva, el mundo se encontraba influenciado por las nuevas perspectivas sobre el mundo que generaba la carrera espacial en ferviente evolución, llevada a cabo por las grandes potencias en plena Guerra Fría que eran Estados Unidos y la Unión Soviética. El gran objetivo de esta competencia tecnológica y simbólica era el de llegar a la luna, que en este afiche se ve reemplazada por la característica pelota marrón de estos primeros mundiales, buscando ubicar el lugar de este deporte en los anhelos de la humanidad. Al mismo tiempo, la figura del país chileno se encuentra coloreada de un llamativo tono rojizo, que respondía a la función de ubicar la nación en el mapa para los desconocedores de la geografía sudamericana.

Curiosamente, se trata del primer afiche realizado para un mundial que no presenta ninguna figura humana, lo que quizá nos habla de un cambio de paradigmas de la época, derivado de esta reciente atención por el espacio exterior.

Willie, la primera mascota del mundial: Inglaterra 1966

Willie, la primera mascota del mundial: Inglaterra 1966

Willie, la primera mascota del mundial: Inglaterra 1966

La octava Copa Mundial de Fútbol se celebró en Inglaterra en 1966. Dieciséis selecciones participaron en la ronda final, para llegar al partido final en el estadio Wembley, disputándose la copa Inglaterra y Alemania Federal. Tras empatar a dos goles durante el tiempo reglamentario, se realizó una prórroga en la que Geoff Hurst anotó uno de los goles más polémicos de la historia del fútbol. Finalmente, un cuarto gol le daría a Inglaterra su primera y, hasta el momento, única Copa Mundial, de las manos de la reina que sigue siéndolo actualmente: Isabel II.

Por otro lado, por primera vez en la historia de la Copa Mundial se presentó una mascota, y fue el león llamado “Willie”. El estilo que se adoptó para este león fue el del comic underground. En Europa y en Estados Unidos se empezaba a desarrollar el arte de la ilustración comic llamado funny cartoon”. La tipografía utilizada liga al afiche con los medios gráficos de consumo masivo, como revistas populares y periódicos. Tanto los afiches como la mascota fueron creados por el artista británico Carvosso quien, con simplicidad, reinterpretó dos de los motivos ya presentes en la historia gráfica de los mundiales: por un lado, la figura del futbolista pateando la pelota del mundial, suspendida en el aire, con una composición similar a la del poster de Suecia de 1958; por otro lado, Carvosso retoma el motivo de las banderas de los países participantes, y las presenta a modo de listón o escarapela con el centro ocupado por la característica pelota.

Ver fotos

y las presenta a modo de listón o escarapela con el centro ocupado por la característica pelota.

Las tipografías, en contraste con otros de los casos vistos, son particularmente hegemónicas en la composición, y se trata, como mencionamos, de las utilizadas en los medios de comunicación más populares. Son fuentes claras, sencillas e imponentes, y determinan la jerarquización de la información textual a través de la combinación de los colores elegidos y de los tamaños de la fuente. En el diseño, la importancia del comic style se ve sobre todo en la línea del contorno, especialmente en el león Willie. La elección del león como mascota de esta Copa se explica por el hecho de que este es el animal nacional de Inglaterra. El diseño es más bien geométrico y anguloso, con colores planos y una gruesa línea negra. El león viste una camiseta con la bandera de Reino Unido que reza las palabras “World Cup”: Copa del Mundo.

Punto de inflexión: México 1970

Punto de inflexión: México 1970

Punto de inflexión: México 1970

La novena Copa Mundial de Fútbol se celebró en México en 1970. Se podría hablar de este evento como un quiebre en los mundiales y el paso a una etapa moderna de organización y desarrollo, ya que se implementaron numerosos cambios e innovaciones sobre una base ya amplia de experiencias que se venían desarrollado hacía ya cuarenta años. Se presentaron setenta y cinco equipos en la fase de eliminatorias y, por primera vez, se implementó el sistema de arbitraje con tarjetas amarillas y rojas, y fueron permitidas las sustituciones de jugadores. Estos cambios repercutieron en los modos de juego, siendo este el mundial más limpio del que se tiene registro, no habiendo habido expulsados en ninguna instancia ni sucesos de excesiva violencia.

Los seleccionados de Alemania Federal, Brasil, Italia y Uruguay (todos habiendo sido campeones de copas anteriores), llegaron a las semifinales. Brasil derrotó a la selección italiana en el partido final por cuatro a uno, ganando el título mundial por tercera vez, lo que significó que le fuera adjudicada definitivamente a los brasileños la Copa Jules Rimet.

El estilo del afiche y el de la mascota son más bien distintos. El afiche es una sintética pieza estilo op art (arte óptico), en su expresión más minimalista. La intención de este estilo era generar metáforas de la realidad bajo el uso exclusivo de formas geométricas, lo que cuadraba con el nuevo diseño sencillo y simétrico de la nueva pelota empleada y sus gajos hexagonales blancos y negros. Se trataba de la novedosa Adidas Telstar.

La tipografía, diseñada por el diseñador gráfico estadounidense Lance Wyman, retomó el diseño utilizado para los juegos olímpicos 1968 llevados a cabo en el mismo país. La propuesta gráfica está ligada a la abstracción de la forma geométrica, al mismo tiempo que hace una referencia al legado tradicional mexicano, representado en la artesanía huichola. Los huicholes son un grupo aborigen que habita en diversas zonas del territorio mexicano, cuya indumentaria y elementos decorativos son característicos.

El personaje que apareció como una suerte de mascota fue Juanito, un niño de once años de edad, que llevaba sobre su cabeza un sombrero típico mexicano con la inscripción “México 70” y la vestimenta de la selección mexicana de fútbol. Siendo tan sólo la segunda mascota empleada en la Copa del Mundo, sería la primera de varias en ser de forma humana. Como las anteriores y siguientes, estaría principalmente orientado al público infantil.

Fútbol total: Alemania 1974

Fútbol total: Alemania 1974

Fútbol total: Alemania 1974

La décima Copa Mundial de Fútbol se llevó a cabo en Alemania Occidental en 1974. Se cambió el sistema donde, en lugar de realizar enfrentamientos a eliminación directa entre los ocho equipos que avanzaban de los dieciséis originales, fueron divididos en dos grupos de cuatro, de los cuales los ganadores de cada grupo pasaban a la final, pasando a existir el partido del tercer puesto. El partido final fue disputado por los Países Bajos y Alemania Federal, que ganó por dos a uno.

La selección de los países bajos se destacó particularmente, siendo llamada a partir de ese momento la “Naranja Mecánica”. Su juego destacaba por la concepción que habían introducido de “fútbol total”, una táctica en la que todos defendían y atacaban indistintamente.

En esta edición de la Copa Mundial apareció por primera vez la actual versión del Trofeo de la Copa Mundial de Fútbol luego de presentarse cincuenta y cuatro proyectos para el nuevo trofeo, para finalmente ser elegido el diseño del italiano Silvio Gazzaniga, de oro macizo, cinco kilos de peso y base de malaquita, ya que la Copa Jules Rimet había sido concedida a perpetuidad a Brasil en el torneo anterior.

El creador del afiche fue el artista alemán Fritz Genkinger, el cual había realizado con anterioridad numerosas obras con temática futbolística. Fue contratado para realizar este encargo por la Oficina General de Prensa de la ex Alemania Federal, realizando, en total, tres afiches distintos. El estilo del poster es figurativo y podría enmarcarse en la gestación del neoexpresionismo alemán, cuando se dio un vuelco para pasar de una representación abstracta a una figurativa. El trazo pictórico y la pincelada marcada de la pintura de fuertes colores en contraste con el fondo negro, rescatan la importancia de la disciplina como arte mayor frente a la comercialización del arte pop, de carácter absolutamente masivo e industrial. Como en los afiches de las primeras Copas Mundiales, vemos la figura de un jugador de fútbol en una posición dinámica, en el momento de patear una pelota.

La tipografía toma un rol internacional tras la construcción por Herb Lubalin y Aaron Burns de la International Typeface Corporation, que permitió comenzar a difundir nuevas tipografías internacionalmente.

Las mascotas de este nuevo evento mantuvieron la línea comenzada con México en el campeonato anterior, tratándose de dos niños,Tip y Tap, de unos nueve años de edad. Se trata de dos hermanos, uno rubio y alto y otro bajo, con pelo negro y pecas. Ambos se encuentran utilizando la camiseta de la selección alemana, con el mensaje “WM 74” que abrevia la expresión “Weltmeisterschaft 1974” o “Copa del Mundo 1974”. La representación de estos dos hermanos es un símbolo de la unión entre las dos Alemanias, que en ese momento aún se encontraban divididas.

Fútbol y dictadura: Argentina 1978

La XI Copa Mundial de Fútbol se llevó a cabo en nuestro país en junio de 1978, donde no sólo fuimos anfitriones, sino también campeones del torneo. El Mundial fue llevado a cabo en seis estados repartidos en las ciudades de Buenos Aires, Rosario, Mar del Plata, Córdoba y Mendoza.

Este mundial se realizó en un momento más que triste y escandaloso del país, en el medio de la cruel dictadura militar que asesinó y desapareció a miles de personas, al mismo tiempo que el fútbol funcionaba como una distracción para las masas. En medio de un estado crítico, se gastaron enormes cantidades de dinero para construir y acondicionar los estadios que serían utilizados, al mismo tiempo que para establecer la tecnología en el país para que el mundial pudiera ser televisado en color.

Fue por esto que, al mismo tiempo que se realizaba la Copa, en diversos países del mundo se llevaron a cabo campañas de boicot y de difusión sobre la situación real en Argentina.

El afiche oficial del mundial presentado por Argentina fue el primero en la historia de los mundiales en no incluir una pelota. De un estilo radicalmente distinto al que sería utilizado para el diseño de la mascota, el poster está compuesto por dos jugadores argentinos abrázandose en gesto de triunfo, en una imagen lograda a partir de una fotografía modificada. Se trata, justamente, del primer afiche diseñado para un mundial con una base fotográfica. El estilo es una variación geométrica de la foto original. La disposición del texto es novedosa, en comparación con los afiches anteriores, debido a su disposición vertical. El tratamiento de la imagen hace referencia a las técnicas de imprenta de la época y a las nuevas tecnologías de sobreimpresión derivadas del pop art.

La mascota de este mundial fue el Gauchito: un niño argentino proveniente de la provincia de La Pampa, caracterizado con un atuendo típico del gaucho. Al mismo tiempo, llevaba un sombrero celeste con la leyenda “Argentina 78”, la camiseta celeste y blanca de la selección argentina y un pañuelo al cuello. Gauchito se presentaba junto a una pelota de gajos blanca y celeste, reposando sobre ella o pateándola. Fue criticado por su extremo parecido en concepto a Juanito, la mascota de México 1970.

El creador fue Néstor Córdoba, dibujante, animador y director argentino, quien trabajaba conjuntamente al reconocido empresario Manuel García Ferré. El diseño, precisamente, tenía la impronta y el estilo de este estudio gráfico tan prolífico en la época, donde se crearon personajes de dibujos animados e historietas como Anteojito, Hijitus y Trapito, entre otros.

La pelota usada en esta nueva Copa del Mundo del año 1978 fue la Adidas Tango, cuyo diseño incluía veinte paneles que creaban la impresión óptica de doce círculos. El diseño de esta pelota fue el símbolo del mundial, y perduraría en el tiempo, convirtiéndose en un clásico del diseño y sentando base para los diseños de las pelotas de los cinco mundiales siguientes: Adidas Tango España, Adidas Azteca, Adidas Etrusco Único, Adidas Questra y Adidas Tricolore.

El mundial entra al mundo de la animación: España 1982

La décimo segunda Copa MundEl mundial entra al mundo de la animación: España 1982equipos. Italia llegó a la final dejando afuera al último campeón, Argentina, en la segunda ronda y a Brasil. En la final se enfrentó a Alemania Federal, pero el país vencedor resultó ser Italia con una final que concluyó en tres goles contra uno, consiguiendo así su tercera Copa Mundial.
El afiche de este mundial fue diseñado por el renombrado artista español Joan Miró, en una imagen perfectamente reconocible, realizada en su estilo propio como elemento representativo de la cultura española. España utiliza esta imagen resaltando al catalán Miró, buscando quizá, a través de un fuerte legado artístico, unificar a la población bajo un estilo común por sobre la diversidad regional e idiomática del país. En el afiche aparecen las clásicas formas y colores utilizados por el artista, con el detalle de que resaltan el rojo y el amarillo (los colores de la bandera española).

Por primera vez desde la primera mascota del mundial de Inglaterra 1966 -el león Willie-, la mascota diseñada para este evento no fue una persona, aunque tampoco fue un animal. En este caso se eligió a la naranja como uno de los típicos elementos identitarios del país. La mascota en cuestión se llamó Naranjito. Personificaron a este fruto dándole un rostro humano, vistiéndolo con el uniforme de la selección de fútbol española y haciéndole sostener una pelota bajo el brazo. Esta mascota fue diseñada por los publicitarios María Dolores Salto y José María Martín Pacheco, quienes decidieron elegir un elemento característico de España sin recurrir al toro o a la pandereta.

Italia 1982

La pelota oficial de este primer Mundial de los años ochentas fue la Adidas Tango España 82, no muy distinto de la primera versión de este balón, sólo con algunas mejoras para ser más resistente a la lluvia.

El “Gol del Siglo” y la victoria argentina: México 1986

El “Gol del Siglo” y la victoria argentina - México 1986 - 2

El “Gol del Siglo” y la victoria argentina – México 1986 – 2

La decimotercera Copa del Mundo, realizada en 1986, tuvo como anfitrión a México. Para este momento, México fue el primer país en celebrar dos veces una Copa del Mundo. El campeón de este torneo sería, por segunda vez, Argentina. Fue en este Mundial en el que se darían algunos de los sucesos más recordados del fútbol argentino. En el partido de Argentina contra Inglaterra, Diego Maradona convirtió sus dos goles más famosos: “La mano de Dios” y el llamado “Gol del Siglo”.

El afiche de este mundial fue realizado por la fotógrafa norteamericana Annie Leibovitz, siendo el primer caso en el que se utilizó una fotografía como afiche, con el antecedente del semi-fotográfico afiche argentino del Mundial del 1978. También fue novedoso que una mujer fuera la realizadora del mismo. Annie Leibovitz nació en Waterbury, Estados Unidos en 1949. Fotógrafa, reconocida y premiada, principalmente por sus destacados retratos de celebridades y sus trabajos en revistas famosas como Vanity Fair, Rolling Stone y Vogue. Se consagró como la primera mujer en exponer su obra en la Galería Nacional de Retratos de Washington D. C. En 1986 fue invitada para llevar a cabo este afiche, donde la composición gráfica parte de la fotografía que refleja la cultura azteca.
La mascota, siguiendo la tendencia española del mundial anterior, fue un ají llamado Pique, recurriendo a uno de los elementos autóctonos más característicos del país, con vestimentas representativas de México, como es el sombrero mariachi y el atuendo de la selección mexicana. Como todas las mascotas hasta el momento, lleva consigo una pelota de futbol. Se desconoce quién fue el diseñador de la mascota, si bien se habría llamado a un concurso en el año anterior al mundial para elegir al creador.

corea 1986

La pelota oficial fue el Adidas Azteca México, la primera realizada con materiales sintéticos, aumentando así la impermeabilidad y la durabilidad de la misma, y siendo más funcional en los partidos, sobre todo en los campos más duros, con mucha humedad y en altura.

Notas mágicas: Italia 1990

La decimocuarta Copa Mundial de Fútbol se desarrolló en Italia, teniendo como ganador a la selección de Alemania Federal. Tras la Segunda Guerra Mundial y la partición de Alemania en dos estados distintos, cada uno de éstos creó su propia federación de fútbol y su propia selección, naciendo los equipos de Alemania Federal y de la Alemania Democrática. Ambas existieron entre los años 1949 y 1990, cuando se unificaron formando la selección actual de fútbol de Alemania.

El afiche fue diseñado por Alberto Burri, un pintor y escultor abstracto italiano, uno de los más reconocidos artistas italianos de la segunda mitad del siglo XX y un gran amante del fútbol. La composición gráfica, siguiendo la línea del mundial anterior, presenta una fotografía. Se trata de una aérea del Coliseo de Roma en blanco y negro y en negativo. Sobre ella, en el centro, se halla un esquema de una cancha de fútbol en colores verde y rojo (los de la bandera italiana). Instantáneamente, esta imagen remite a un paralelismo entre las actividades que se llevaban a cabo en la antigüedad romana en el coliseo, y la actual Copa del Mundo.

La mascota de este Mundial se llamó Ciao, y se trata de la primera mascota que no constaba en la representación de un ser humano, un animal o un vegetal. Se trata de un volumen geométrico antropomorfo, con los colores de la bandera italiana (verde, blanco y rojo) y con una pelota de fútbol como cabeza. Ciao recibió muchas críticas, se habló de que no funcionaba como mascota y que era poco representativo de la identidad italiana, si bien hoy resta como un gran ícono de este evento.

Nuevos espacios para el Mundial: USA 1994

La décimo quinta Copa Mundial de Fútbol fue en los Estados Unidos, en julio de 1994. Al ser este país elegido como sede del Mundial, se generó gran polémica por el hecho de ser un país sin tradición futbolística. Sin embargo, el evento tuvo una gran asistencia, una fuerte recaudación y una incalculada popularidad. El campeón en esta oportunidad fue Brasil. En la final se enfrentó a Italia, el cual fue vencido luego de los penales con tres goles frente a dos.

El afiche en esta ocasión fue diseñado por Peter Max, artista alemán nacido en Berlín en 1937. Max escapó junto con su familia de la Alemania Nazi hacia China, viajaron por diversos países y finalmente se establecieron en Estados Unidos. En Nueva York estudió en la Art Students League, el Pratt Institute, y la School of Visual Arts. Consagrándose como artista multidisciplinario luego de explorar diversos materiales, técnicas y colores para desarrollar su gran capacidad creativa.

En el afiche que diseñó se puede ver a un futbolista realizando una clásica patada “chilena” en un colorido espacio exterior, desde el cual se ve el planeta tierra, específicamente el área de los Estados Unidos. La tipografía está integrada como parte de la pintura.

La mascota del torneo fue Striker, un perro vestido como futbolista. El país fue criticado por haber elegido una mascota tan convencional, pero no deja de ser un animal típico y tradicional de la cultura hogareña norteamericana, y tan representativo como cualquier otro elemento de la fauna del lugar. Fue creado en los estudios de animación de la Warner Brothers. El perro futbolista, Striker, simboliza tanto la fidelidad como el trabajo.

Último Mundial del siglo: Francia 1998

Este nuevo Mundial del año 1998 (el último del siglo y del milenio), se realizó en Francia. Fue el tercer país, luego de México e Italia, en organizar dos campeonatos, sesenta años después del mundial de 1930. Por primera vez participaron treinta y dos selecciones nacionales divididas en una primera ronda de ocho grupos en los que clasificaban los dos primeros de cada uno a octavos de final y a un sistema de eliminación directa. La selección local se coronó campeona por primera vez, al derrotar en la final a Brasil.

El afiche fue diseñado por la artista contemporánea francesa Nathalie Le Gall. El afiche representa una cancha de fútbol vista cenitalmente (alguna similitud formal se puede encontrar con el afiche de Italia 90) con numerosos puntos de colores alrededor, representando los espectadores de la Copa. Es un dibujo con trazos manuales, de la misma forma que la tipografía utilizada, realizada a mano alzada. De forma plástica, los colores de la bandera francesa son utilizados en el afiche.

Footix fue la mascota de Francia 98. Se trata de un gallo, uno de los símbolos nacionales del país, con las palabras “France 98” en su pecho. Se destacó por no estar vestido como futbolista, lo cual fue una novedad. El diseño de este personaje surgió tras un concurso entre las más grandes agencias francesas de diseño, resultando ganador el diseño de Fabrice Pialot. Posteriormente, se realizó una encuesta a miles de franceses para elegir el nombre de esta mascota, siendo el más votado el resultante “Footix”. Este animal, el gallo que comenzó su historia con Footix, se convirtió en uno de los símbolos de Francia y está presente en el escudo de la selección francesa.

La pelota oficial del mundial fue Adidas Tricolore. Siendo la primera pelota de competición multicolor, inspirada en la bandera tricolor, símbolo tradicional de la República Francesa y de su selección nacional de fútbol.

Primer mundial en Asia: Corea del Sur/Japón 2002

La Copa Mundial de la FIFA Corea del Sur/Japón 2002 fue la décimo séptima edición de la Copa Mundial de Fútbol. Se realizó en estos dos países asiáticos entre mayo y junio de 2002. Se trató del primer campeonato Mundial en ser organizado por dos países, el primero en realizarse fuera de los tradicionales Europa y América, y el primero en realizarse en Asia. El campeón fue Brasil.

Para la Copa del Mundo de Corea-Japón 2002 el afiche fue encargado a dos artistas asiáticos, uno oriundo de Corea del Sur y otro de Japón. El cartel es una representación gráfica de un campo de fútbol (nuevamente vemos la misma tendencia que en Italia 90 y en Francia 98), realizado con distintivas pinceladas caligráficas tradicionales de Asia oriental. El trabajo resultante es una verdadera coproducción, con los trazos de cada artista incluido en la misma medida para representar elementos característicos de su cultura y del fútbol. Se trata de un estilo de afiche minimalista donde se destacan las pinceladas y los colores. En el centro de la cancha, podemos ver el logo de este Mundial, donde se ve el trofeo de la FIFA dentro de una composición geométrica de líneas curvas.

En esta ocasión, se diseñaron como mascotas a Ato, Kaz y Nik, conocidos como Los Spheriks. Según la identidad que se construyó para las mismas, se trata de seres que habitan en el espacio, en un sitio llamado Atmozone, donde juegan una versión del fútbol llamada Atmoball. Ato (el amarillo) es un entrenador, mientras que los otros dos, Kaz (violeta) y Nik (celeste), son los futbolistas. Estas mascotas protagonizaron una serie de televisión de veintiséis capítulos titulada Spheriks, que funcionó como un recurso de promoción para el torneo, especialmente dentro de Asia. La producción fue realizada por London-Based Computer Graphic y la animación por Slave Studios, Passion Entertainment y Furry Creatures. Las animaciones de estas mascotas fueron realizadas en 3D, destacándose por una animación avanzada en comparación a la de la mascota del último mundial, Footix.

Récord de audiencia: Alemania 2006

La Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006 fue la XVIII edición de la Copa Mundial de Fútbol. Esta edición del evento se realizó en Alemania, siendo la segunda oportunidad en que dicho país organizaba este evento tras el campeonato realizado en 1974 en la entonces Alemania Occidental. El campeón, en esta ocasión, fue Italia. El torneo fue seguido por una audiencia nunca antes vista, convirtiéndose en uno de los eventos mundiales más vistos en la historia.

El afiche fue desarrollado por la Agencia WE DO. Se trata de una imagen totalmente distinta a todas las vistas en los mundiales anteriores (quizá con alguna similitud conceptual con póster de Chile 62). Representa una constelación de estrellas que forman una pelota de fútbol en el cielo nocturno. El afiche fue seleccionado entre otros diseños mediante una votación telefónica donde participó el pueblo alemán.

En esta oportunidad, la mascota fue Goleo, una marioneta de un león antropomórfico vestido con la camiseta blanca de la selección alemana, al que acompaña Pillie, un balón parlante. Goleo recibió numerosas críticas, entre las cuales se aludió a su fealdad y a su falta de pantalones, además de ser acusado de no ser representativo de la cultura alemana: se cuestionó la elección del animal -un león- comúnmente asociado con la tradicional “rival” de Alemania -Inglaterra-, en desmedro del águila, el animal símbolo del país. El diseñador fue Jim Henson, que se encargó que fuera la primera mascota de toda la historia que no es representada gráficamente, sino que existe únicamente como animatronic.

Primer mundial africano: Sudáfrica 2010

La Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 fue la decimonovena edición de la Copa Mundial de Fútbol. El campeón resultó España, quien se enfrentó a los Países Bajos en la final. El único país sudamericano que logró clasificar y llegar a semifinales fue Uruguay, junto con Alemania, Países Bajos y el campeón. Sudáfrica 2010 fue “el mundial de Nelson Mandela”, este hombre que ya había estado fuertemente involucrado con el deporte, al buscar unir los pueblos de su país a través del rugby y, en esta ocasión logrando que se llevara a cabo el mundial por primera vez en África.

El afiche fue diseñado por Switch Sudáfrica, y se trata de una composición muy sencilla en la que está representada una cabeza de un futbolista que es, a su vez, la figura del continente africano. El afiche es un reflejo de la producción contemporánea donde el manejo de los colores y las formas gráficas son desarrolladas por software de diseño gráfico. El tratamiento de los colores es plano, con algunos detalles de luz y modelado. En esta sola figura se encuentran todos los colores de las banderas africanas.

La mascota se llama Zakumi. Se trata de un leopardo de pelo verde con los colores de la selección de fútbol de Sudáfrica. El dibujo recupera la tradición antropomórfica de mascotas como Striker y Footix. No obstante, a diferencia de otras mascotas, no luce la camiseta de la selección nacional de fútbol de ese país, sino que viste una simple camiseta blanca con la inscripción “South Africa 2010”. Fue una de las mascotas con más repercusión (que sigue aumentando a medida que avanzan los mundiales y su alcance), especialmente en lo relativo a fines publicitarios y de merchandising. Existen numerosas animaciones del personaje, tanto en su diseño tradicional en 2D, como en su versión tridimensional. Esta mascota también tuvo su propia serie animada, que constó de veinte episodios y fue llamada Kung Fu Zakumi, realizada por Jidou Studios. También tuvo su propia historieta cómica, titulada Las Aventuras de Zakumi.

La Copa actual: Brasil 2014

Finalmente arribamos a esta última copa mundial, la que sólo hace un par de semanas concluyó con la final de nuestro país frente a Alemania. Se trata de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014, la edición número veinte de este torneo luego de ochenta y cuatro años pasados desde la primera Copa en Uruguay en 1930. Se trata de la segunda oportunidad en la que este certamen deportivo se realiza en Brasil, tras el campeonato de 1950.

El afiche fue diseñado por la agencia brasileña Crema, tiene en su centro dos piernas de jugadores que forman, sobre un fondo blanco, la silueta del mapa del país y disputan una pelota de fútbol bajo la leyenda “2014 Copa del Mundo de la FIFA Brasil”. Las figuras presentes en la imagen están a su vez compuestas por figuras que aluden a plantas, animales y motivos representativos del país, todos ellos con los colores de la bandera brasileña: azul, verde y amarillo.

La mascota de este torneo se llama Fuleco, y se trata de un armadillo de la especie Tolypeutes tricinctus (armadillo de tres bandas brasileño). Su nombre, Fuleco, une las palabras Fútbol (Ful) y Ecología (Eco), y fue elegido por votación en Brasil. Este personaje posee ya una numerosa cantidad de animaciones.

No Responses

Write a response